16 febrero, 2020

FlyThings Surf en Nazaré Tow Surfing Challenge

Es viernes 7, nos encontramos en el Cabreiroá Pro Las Américas y recibimos una llamada desde WSL internacional, alerta verde para Nazaré. Confirmado, durante la retransmisión en directo, el público va a poder disfrutar en tiempo real de toda la acción junto con los gráficos que nos marcaran la velocidad y el ángulo que alcanzan los riders.

Se trata del Nazaré Tow Surfing Challenge, quizás la prueba de olas grandes más potente de todo el Tour de Olas Grandes.


19 Riders; 2 chicas y 17 hombres de diferentes partes del mundo, van a aliarse en equipos de dos para ofrecer una Expresión Session en la que sus vidas están en juego.

Se estaba acercando la fecha límite del periodo de espera y ya corrían rumores de la posibilidad de que no hubiese condiciones y por tanto hubiese que cancelarlo. Se nos acaba de presentar una oportunidad de oro, seguramente la mejor de todas las oportunidades. Hay que ponerse en marcha. Por un lado, viajaremos en avión desde Tenerife a Lisboa junto con el resto del team de la WSL que va a Nazaré.

Por otro lado, los dispositivos serán transportados en coche junto con un técnico del Instituto Gallego Tecnológico desde Galicia a Nazaré. Sacamos los billetes a última hora del día 9.

@CLASSICSURFPRO
@CLASSICSURFPRO

Llegamos a Nazaret a las 17:00 del día 10. Lo primero acreditarse. Somos un equipo de 3. Con las pulseras que nos han dado tenemos acceso a los insights del evento.

Hay que darse prisa o se hará de noche. Las antenas receptoras tienen que estar montadas y hay que testearlas para saber que funcionan correctamente.

Estos receptores se colocarán al lado del panel de prioridades colocado en el famoso faro, mirando hacia el mar. La señal ha de ser lo más limpia posible.


La entrada al faro impone. Un equipo de seguridad nos chequea las pulseras y nos da paso. Es una mezcla entre adrenalina, excitación y todos esa magia y respeto que se respira lo que nos mantiene con una sonrisa permanente.

El técnico del Instituto Tecnológico Gallego, Héctor, ha llegado antes y esta con las antenas prácticamente montadas pero la noche se nos ha echado encima lo que dificulta la tarea. El ruido de las olas al romper y golpear con esa fuerza contra el acantilado es una mezcla entre una tormenta de truenos y turbina de un avión. Además, las olas al romper tan cerca de donde nos encontramos levantan varios metros de spray. Es como si lloviese desde abajo. Goterones caen sobre el equipo. Hay excesiva humedad en las baterías. Vamos a ir al hotel a secarlas. Una vez que estén libres de humedad bajaremos a la zona de media para confirmar que las antenas reciben la señal de los emisores.

“Fingers crossed”

Parece que ya están suficientemente secas. De nuevo en marcha y de camino al set de producción. ¿Cómo comprobar que funcionan? Nos subimos en un coche con los emisores y damos vueltas por el pueblo. Parece que todo marcha correctamente, se recibe la señal.

Todo esta listo para mañana.
@CLASSICSURFPRO
@CLASSICSURFPRO

Madrugamos, es día 11 de febrero, a las 5:30 am encendemos las baterías y se cierran y sellan los dispositivos que van etiquetados con el nombre de cada rider. Es como presenciar un ritual.

Son las 6:00 am y nos dirigimos a la marina de Nazaret.

El equipo logístico se encuentra en el almacén de Red Bull donde ya hay varios miembros de los diferentes equipos y muchos cámaras. De una caja sacan todas las licras de los diferentes equipos; azul para el Team Young Bulls, rosa para el Team Justine, blanco para el Team World, verde para el Team Brazil… Entregamos los dispositivos que se colocarán en las licras. Cada licra lleva un bolsillo en la parte posterior que se sella con un velcro. Una ola de esas es capaz de arrancarte un reloj de la muñeca por lo que nos comienzan a entrar dudas de si los dispositivos aguantarán en dichos bolsillos.

Nos dirigimos ahora al pantalán desde el cual salen con las motos de agua los riders, el equipo de salvamento y los barcos de apoyo. A la entrada del pantalán, un enorme arco infalible de Red Bull marca la zona el check point.

Empiezan a aparecer los primeros riders que van recogiendo sus licras. Nos aseguramos de que el dispositivo este bien colocado y el bolsillo cerrado.

Verlos embutidos en dichos trajes que deforman el cuerpo impresiona, parecen astronautas. Se visten por capas; primero un mono o chaleco de impacto que les protege los órganos vitales durante las caídas y los revolcones. Por encima el gorro de neopreno, el neopreno de 5 milímetros, el chaleco de flotabilidad que es como una armadura y la licra. Los surfistas pasarán muchas horas en el agua hoy y el agua esta fría.

“Amanece entre una espesa bruma. Veremos la visibilidad que hay desde el Faro”.

A las 8.30 de la mañana da inicio la competición. Es la primera vez que va a aplicarse este formato; un sistema de rotación de mangas y sistema de prioridades con el que siempre habrá 5 equipos en el agua. No hay jueces por lo que no hay eliminaciones y las mangas serán un expression sesion, se trata de mostrar al mundo el mejor Surfing de olas grandes.

El primer susto lo da Eric Ribiere que ha llegado hasta la orilla remolcado por un jet ski con el chaleco de flotabilidad inflado como un globo. Le es muy difícil moverse. En la orilla lo cargan entre cuatro y le asisten. Tras unos minutos de vomitar agua y ayudarle a desinflar el chaleco comienza a recuperarse y vuelve al agua, ¡asombroso!

Las condiciones engañan.

Las olas desde el acantilado se ven grandes pero no monstruosas cómo se esperaba. Los jet skis de salvamento junto con los equipos andan dispersos entre los 3 picos más pronunciados. De vez en cuando aparece una ola solitaria más grande de lo normal que los sorprende. El ruido cuando finalmente rompe la ola es terrorífico. Cuando esto sucede, es impresionante cómo toda la masa de gente que hay repartida por el acantilado y el faro se queda en silencio unos segundos. También gritan de la emoción o aplauden cuando ven una buena ola.

¿Será algo parecido a lo que sentían los gladiadores?

Primera complicación del día para nosotros; Héctor, el técnico, llama para decir que se han perdido dos de los dispositivos. Por suerte flotan y el GPS muestra que están en la playa. Uno de ellos es el de Lucas Chianca que se ha llevado una buena sacudida.

El equipo de salvamento los ha encontrado rápidamente y los ha devuelto a los surfistas quienes esta vez se ha decidido que lo llevarán entre el neopreno y el chaleco de impacto. ¡Chapó por la organización!


Ahora es Kai Lenny el que esta dando todo el espectáculo con sus maniobras súper atrevidas mientras baja las olas. Maya Gabeira también esta dando lo mejor de sí misma y deja a todo el mundo boquiabierto con la enorme ola que acaba de surcar.

Falta poco para terminar las 4 mangas previstas y se nos está haciendo corto, ¡queremos más! David Prescot, speaker del evento, anuncia que se van a lanzar 2 mangas más de aproximadamente una hora cada una.

Esto quiere decir que los surfistas estarán un total de 6 horas ahí fuera.
¡Qué bestias!

Y llega para nosotros la alegría de la tarde, la WSL internacional anuncia en sus redes que Kai Lenny es el surfista más rápido de la competición.

Con FlyThings Surf hemos podido saber que ha alcanzado la velocidad de 65 km/h. Gracias a lo cual tenemos el primer dato sobre la velocidad que pueden alcanzar estos surfistas cuando bajan olas de este tamaño.


Pero en la última manga, a escasos minutos del final, el ambiente cambia, Alex Botelho acaba de coger una ola del tamaño de una catedral y le ha pillado. Tras salir de ella, una segunda le vuelve a sumergir. Se forma un triángulo entre dos espumas que se cruzan justo por donde van ellos. La fuerza con la que chocan ambas espumas es tal que la moto de agua sale catapultada hacia arriba con ambos y vuelca.

Es muy probable que Alex se haya golpeado la cabeza contra la moto de agua.
La moto junto a ellos dos desaparece en un manto de espuma blanco.
La gente empieza a correr por el faro, los espectadores en el acantilado se ponen también nerviosos. Sale la primera cabeza, es la de Hugo. Otra espuma enorme barre la moto y lo que parecen dos manchas negras. Pasan los segundos, tensión absoluta y a flote sale el cuerpo de Alex boca abajo.
Por los walkies suena repetidas veces el mensaje de “jet skis down, all jet skis down”.
Las espumas se suceden una tras otra y de una de las motos salta Alemao de Maresias un veterano del equipo de salvamento que lucha por llegar hasta Alex. Ambos se encuentran demasiado cerca de la orilla para que puedan acercarse las motos de agua a apoyarlos y aún demasiado lejos de la orilla para que los de salvamento que se encuentran en la orilla llegan hasta ellos. Alemao no le suelta. Han llegado a la orilla. El siguiente mensaje es que está inconsciente y que le están reanimando.
Ya no sabemos si pasan minutos o que los segundos se hacen tan eternos que se convierten en minutos.
David Prescot habla de forma intermitente con esa voz y esa templanza que lo caracterizan, tratando de tranquilizar a amigos, familiares y asistentes. Y más segundos de silencio. Ahora la voz de Prescot tiembla, Alex es un buen amigo suyo. Anuncia que el evento se da por concluido ya que estábamos a algo menos de 5 minutos de terminar la manga. Más segundos.
Y finalmente, el mensaje de esperanza, tiene pulso y esta consciente. Respiramos todos aliviados.
Se nos pasa por la cabeza el siguiente pensamiento. Si con FlyThings Surf somos capaces de saber las fuerzas G a las que se someten estos deportistas, los minutos que pasan bajo el agua y muchos otros parámetros podrían entrenar en simuladores y estar más preparados para coger olas de este tamaño y así, poder prevenir accidentes de este tipo.

Son las 19.00. La carpa que precede al faro se viste de gala y los invitados empiezan a llegar. Chaqueta, cholas, sudadera, tacón… todo vale, esto es lo que tiene el maravilloso mundo del surf entre otras cosas, la libre expresión. Peter Mel conduce la gala de forma amena y todos prestan mucha atención a los highlights ya que después vendrán las votaciones. Como particularidad este año, al no haber jueces, son los propios surfistas los que votan. Los equipos van saliendo uno a uno, son entrevistados por Peter Mel y apuntando sus favoritos en las tarjetas. Sebastian Steudner hace una breve intervención para transmitir el pronóstico de Alex Botelho y Hugo Vau. Ambos están a salvo.

Alex tiene complicaciones en uno de sus pulmones al haber tragado agua y Hugo permanecerá en cuidados intensivos. Pero Alex envía el mensaje de que ha disfrutado mucho del día y espera poder volver al agua pronto.
@CLASSICSURFPRO

Momento de premios: Men’s Wave of the Day para Kai Lenny, Women’s Wave of the Day para Justine Dupont, Team Champion para Team Young Bulls compuesto por Kai Lenny y Lucas Chianca y por último, The Jogos Santa Casa Commitment Award que lo recoge Alemao en representación del equipo de Salvamento. La experiencia ha sido inolvidable.

Cuántas emociones concentradas en un sólo día. FlyThings Surf funciona y será una herramienta fundamental en el desarrollo del deporte extremo de Olas Grandes.
Desde Classic Surf Pro les deseamos a Alex Botelho y Hugo Vau una pronta recuperación.

¿Quieres saber más?